Acompañando procesos de Gobernanza y Gobernabilidad

Sandra Caviedes Andrade es profesional en administración de empresas, especialista en formulación y evaluación de proyectos, su carrera profesional ha transcurrido en el departamento del Caquetá, su trabajo con comunidades, en campo, con Organizaciones Sociales de Base y con grupos de mujeres.

¿Cuál es su papel en el proyecto Conservación para el Desarrollo y la Paz?

Mi rol radica principalmente en el componente de Fortalecimiento de Capacidades Locales, acompañar procesos de Gobernanza y Gobernabilidad que se desarrollan dentro del proyecto con los Aliados, brindar ese acompañamiento que desde Patrimonio Natural facilita el desarrollo de las acciones en campo.

¿Por qué considera que este proyecto le aporta al Caquetá?

Este proyecto se identifica mucho cuando llegamos a socializarlo a las comunidades. Al hacer evaluación con las comunidades, nos damos cuenta que fue un proyecto pensado desde las necesidades de las mismas, siempre se tuvo presente que llegaba a aportar a procesos que ya estaban andando, no llegábamos a promover que se formaran nuevas organizaciones o nuevas agendas de trabajo, sino revisar qué había en territorio, qué había en las organizaciones, qué agendas habían desarrollado y qué procesos estaban andando y simplemente sumarnos a ellos. No se inició de cero, incluso en procesos como Apoyo Financiero a Terceros ya era un requisito que fueran modelos productivos que vinieran andando, si eran procesos de gobernanza, que ya se vinieran ejecutando y que simplemente necesitaran apoyo o refuerzo para esa apuesta que estaban haciendo.

¿En qué consiste el componente organizativo que usted acompaña?

Principalmente el tema se ha enfocado en jóvenes, mujeres, líderes, comunitarios, ver qué estaba pasando en estos municipios donde el proyecto tiene radio de acción, revisar qué estaba pasando con los jóvenes, con Aliados como la REDCaquetáPaz, mirar que posibilidades había para conformar plataformas juveniles. El tema de mujeres ha sido un tema transversal tanto en el componente productivo, el de fortalecimiento de capacidades y la estrategia de acción sin daño, en la cual se ha tenido muy buena participación, ha sido eso, fortalecer capacidades en liderazgos que ya venían desempeñándose en cada uno de los municipios.

¿Qué es Acción Sin Daño?

Acción sin daño es una estrategia que acompañó el proyecto en sus tres componentes. Esta estrategia busca facilitar que cada uno de los participantes reconozca la necesidad de saber o aportar ideas que construyan a su región o a su comunidad representada al momento de involucrarse en un proyecto, y que no sean proyectos que lleguen en paracaídas, que salen de la nada, sin tener en cuenta la situación real de esa comunidad. Es facilitar conocimientos de cómo participo en un proyecto que me aporta, que le hace bien a la comunidad y que no llega a dividir.

¿Cómo se encuentran nuestras organizaciones sociales en el Caquetá?

De la convocatoria de Patrimonio Natural que eran 14, sólo logramos seleccionar 5. Esto nos dio un panorama y la oportunidad de hacer un análisis de qué estaba pasando con las organizaciones en Caquetá y se encontró una gran debilidad en la parte de formulación de proyectos, en su estructura misma y en el planteamiento de hacia dónde quieren ir.

Se han identificado grandes retos con las Organizaciones Sociales de Base, empezamos a acompañar 28 organizaciones en los 7 municipios de la zona sur y zona ríos.

El panorama dejaba mucho que desear, nos dimos cuenta que había por ejemplo tesoreros que no tenían claras funciones básicas como el registro de sus salidas e ingresos, secretarios que no sabían elaborar actas claras y concisas que brindaran información para tomar decisiones; presidentes que no tenían claridad en su rol.

Por otro lado, existe temor por acercarse a las entidades que son claves para la gestión, no hay claridad en sus planes de trabajo, uno le pregunta a una OSB cuál es su misión o para qué se crearon y dicen “para sacar proyectos” pero no saben en qué o para qué. Ha sido uno de los grandes retos que tiene el departamento, personas que nos acompañan en el proceso y que tienen experiencia en otras zonas, afirman que Caquetá está muy débil en el tema organizacional, hay mucho trabajo por hacer para lograr ese anhelo que tenía patrimonio de que las organizaciones tuvieran la oportunidad de ejecutar esos recursos.

Usted como profesional caqueteña ¿A qué cree que se debe este fenómeno?

En Caquetá hay muchas OSB, tanto así que uno se encuentra que el mismo líder pertenece a varias organizaciones, porque se han creado tantas, porque se crean procesos que no reconocen lo que ya hay, otra situación que genera que haya tanta organización es que no hay claridad en la misión y en el objeto y para cada sector crean una organización diferente. Se tiene el pensamiento equivocado de que “si no la dejo puntual, no puedo acceder a ciertos recursos”.

La percepción que tengo es que estas organizaciones se crean con la expectativa de acceder a algún recurso, a pesar de la desconfianza existente entre sus mismos miembros, “vamos a ver que se logra aquí”, “en la de allí no se logró nada, de pronto aquí si sale algo”, sólo quieren acceder a recursos, pero no con la intención de sumar esfuerzos, conocimientos, de hacer equipo de trabajo, en la medida que las personas sumen con las ganas de aportar, sería diferente.

¿Qué otros logros, considera usted que ha tenido la ejecución del proyecto en nuestro departamento?

El proyecto junto con la Red como aliado, tomó una decisión ambiciosa, que fue acompañar procesos que facilitaran la relación entre la Sociedad Civil y las administraciones locales, fue un proceso que no me imagine fuera tan difícil, pero en la realidad se encuentra uno con grandes brechas, donde se percibe que las instancias se crean para dar cumplimiento a la ley, pero no se es consciente del rol y la importancia de las mismas.

Mientras por un lado hay personas de la Sociedad Civil que quieren aportar, representar a sus comunidades, por otro lado, hay líderes que llegan a ver qué se llevan para su comunidad, que logran amarrar para su sector.

Se acompañaron 19 instancias en 11 municipios, sin embargo, si me preguntaran qué necesita Caquetá en temas de fortalecimiento, de relacionamiento y capacidades, creería que es clave el relacionamiento entre la Sociedad Civil (SC) y la Institucionalidad, pues no podemos pensar en un desarrollo si los diferentes actores no están interesados en concertar acciones, hay división y cada uno protegiendo su lado.

¿Cual considera que es la estrategia?

Los alcances más difíciles que se ha trazado este proyecto tienen que ver con temas productivos, quién no quiere que su finca sea productiva, algo fabuloso fue concertar con los campesinos en qué querían capacitarse, qué querían mejorar. Sin embargo el tema de relacionamiento entre la SC y las administraciones o institucionalidades, depende mucho de la voluntad política, las personas están listas para apoyar y aportar el conocimiento que tienen de su comunidad, incluso propuestas y avances que están desarrollando, pero sentar a la administración ahí, donde esta concibe que hay cosas más importantes que sentarse a dialogar y concertar acciones con la comunidad, es difícil.

¿Qué sigue?

Creemos que estos procesos no pueden quedar sueltos, estamos buscando opciones para entregar este trabajo y resultados a instituciones de acá, que se quedan acá, como por ejemplo la Gobernación. Estamos revisando la relación de cada uno de nuestros procesos con entidades que propias de la región, para ver cómo articulamos estas acciones a otras que ya se vienen desarrollando en el departamento y entregarlas como insumos, aportes a futuras acciones.